VISIÓN NATURAL

La visión varía y está relacionada con todo nuestro cuerpo, con nuestras emociones, pensamientos, y nuestro entorno.

A lo mejor te has dado cuenta de que si duermes bien ves mejor, y cuando sales al campo también, o cuando estás en compañía de tus seres queridos. O a lo mejor no te has dado cuenta, como me ocurría a mí, pero ahora al leerlo algo te dice que tiene sentido.

​La Visión Natural va de eso, de prestar atención a nuestros ojos y nuestra visión, y de explorar qué es lo que nos sienta bien, o mal, y cómo podemos adquirir recursos para ponernos a favor de una buena visión.

El Método Bates

El Dr. William H. Bates (1860-1931) se dio cuenta de esto, que la visión no es algo fijo, y que puede mejorar. Él estableció que aunque los ojos son una parte importante del sistema visual, también hay muchas más partes implicadas en la visión, ya que la luz hace todo un camino desde el exterior hasta la corteza visual donde se procesa la información visual. Y de hecho la parte cerebral de la visión es la mas importante, y supondría un 85-90% en importancia.

Como oftalmólogo que ejercía, él graduó la vista de sus pacientes bajo diferentes estímulos, y encontró que una persona sin problemas de visión podía tener momentos de borrosidad a lo largo del día, pero una vez que esos estímulos paraban, la persona era capaz de volver a su buena visión.

En sus estudios, comparando personas con buena visión y otras con problemas visuales, se dio cuenta de ciertos hábitos que mantienen las primeras y que están de manera disminuida cuando hay borrosidad, y pudo establecer un método para mejorar la visión. Los ojos de una persona que ve bien son ojos que están en movimiento, son ojos curiosos que buscan detalles a todas las distancias, y son ojos relajados en una mente relajada.

Así diseño una serie de ejercicios o prácticas visuales, que realizados con consciencia permiten integrar buenos hábitos de visión, y recuperar la mirada curiosa, móvil y relajada.

Nuestras emociones

Vemos así como somos. Nuestras experiencias de vida influyen en nuestra manera de percibir el mundo, a qué le prestamos atención, qué nos atrae de todo aquello que entra en nuestro campo visual.

Y nuestra visión está en contínua relación con lo que sentimos. ¿Qué sientes cuando ves algo nítido? ¿Y cuándo está borroso? ¿Alguna vez dejas la mirada perdida cuando te sientes en búsqueda interior de algo?

Te animo a descubrir este mundo maravilloso de las emociones y la visión.


Páginas Amigas

  • VEA – Asociación Española para la Educación Visual – vea.org.es